viernes, enero 05, 2018

2017 y los tiempos de la muerte

Según los datos de 'Metal Archives', en 2017 se registraron 233 fallecimientos de personas que tuvieron alguna relación con el metal. Quizá por algo de pudor o un simple descuido, no es posible filtrar cuáles fueron las principales causas de muerte. Al contrario, podemos observar que la primera de las muertes aparece con fecha del 2 de enero, mientras la última es del 27 de diciembre.

Desde Colombia se dejaron 3 ingresos: Elkin Ramírez (Kraken), John Morales (C.D.O) y Henry Mantilla (ADS y Ainur).

2017 no fue el año con más muertes. 2016 registra 270 entradas, donde Colombia solo cuenta con un caso: Sergio Blanco (Mad Throng). 2015 tiene 258 registros, con 3 casos de músicos colombianos: José Uribe (Ekhymosis, Athanator, Aspid y Agnosis), Cristian (Deathrace) y Giovanny Medina (Baphomet). 2014 cuenta con 217 registros; 2013 con 232; 2012 con 241; 2011 con 224; 2010 con 204.  A partir de 2009 las cifras muestran un descenso, pero las razones pueden variar tanto que resulta difícil explicarlo, aunque una de las que me parece bastante clara es que la participación de las personas en esta plataforma ha ido creciendo y por ello es posible contar cada vez con más datos; comprendido al revés: antes había menos participantes y por ende menos registros. Otra hipótesis podría ser la siguiente: cada vez somos más salvajes, pero esto resulta tan poco novedoso que es mejor quedarse con la primera parte.

Hagan el ejercicio: 1980 tiene 2 registros; 1982 tiene 4. 1984 tiene 8;  1986 tiene 19;  1990 tiene 25; 1993 tiene 46; 1996 cuenta con 57; 1999 con 62. Solo a partir del año 2002 los registros marcan con 3 cifras: 101 muertes. A partir de allí es común el crecimiento de los muertos, aunque con algunas reducciones en varios años. Lo que sí está claro es que la cifra más alta registrada a la fecha es la de 2016, seguida de 2015 y 2012; luego está 2017, acompañado muy de cerca por 2013 y 2011. Así las cosas,  si bien el 2017 fue un año difícil en lo político, económico y social, en cuanto al número de fallecimientos no ha sido el peor.

Solo en lanzamientos de bandas de metal, este mismo sitio web registra 7.334 entradas. ¿Se imaginan cuántas horas de música significan 7.334 registros filtrados por álbumes completos? Si cada uno dura en promedio 60 minutos, estamos hablando de 440.040 minutos, lo que equivale a casi 306 días, a 10 meses del año. Es decir: una jodida vida dedicada a escuchar lo que salió en ese mismo año. Un imposible.

Por ello no es de extrañar que haya pasado por alto algunas de las 100 producciones que se hicieron en Colombia. Entre otras: 'The Souls of Sathan' de Utuk-Xul.

Aphangak con 'En el valle de lágrimas negras'

El empecinamiento de Julián David Trujillo con Vitam et Mortem y su 'Sinfonía para el funeral de un ángel'

El pronunciado blast beat de Tzelmoth con 'Antithesis Cosmos'
No me enteré tampoco en su momento del disco 'For the Witches Fall a Sorrowful Ode' de Asbel, un disco lleno de lúgubres atmósferas y de encanto dionisiaco.

100 producciones solo en Colombia. Como les decía, casi un imposible abarcarlos mientras en 2018 ya empiezan a aparecer también trabajos dignos de atención, como el de Shining.

No hay comentarios.: