lunes, noviembre 13, 2017

Un giro, dos historias y una tragedia con incontables desenlaces


Pensé varias formas de comenzar este escrito. Pensé en las diversas perspectivas que acá era importante aplicar, también en lo que se supone es lo central. Se me ocurren mientras escribo una serie de posibilidades pero acá estoy haciendo ya la que sale, la forma más natural para volver sobre esa historia tantas veces mencionada pero escasamente verificada: que el metal de Medellín influyó o fue escuchado o inspiró o sirvió de 'background' al black metal noruego. Decirlo así es tan pretencioso que provoca borrarlo de tajo, pero así lo han dicho, así me lo han sostenido, así lo dicen aún. Recuerdo las entrevistas, los diálogos en conciertos, en bares; es tal la reiteración que hasta cansa.

Hasta ahora las evidencias, por lo menos para mí, eran nulas. Que alguien dijo, que en una entrevista lo mencionaron, que posiblemente en una revista. Tanta alharaca como esa que Pablo Escobar tuvo alrededor suyo sobre la publicación en una revista norteamericana que decía que era uno de los hombres más millonarios del mundo. “La gente habla mucha mierda”, le dijo Pablo Escobar a Juan José Hoyos. La gente habla mucha mierda, pienso yo, pero al menos algo podemos saber ahora: que una parte de esa referencia era cierta. ¿Por qué no lo sabíamos? Porque estábamos investigando mal, porque no estábamos planteando las preguntas correctas.

Años atrás, junto con mi amiga Diana, tuvimos la oportunidad de preguntarle a Infernus (Gorgoroth) si conocía a Parabellum o a Reencarnación, si había escuchado las bandas, si conocía algo de Medellín. La respuesta fue no y sí; no conocía a las bandas en cuestión pero sí sabía de Masacre. Las búsquedas en otros escenarios daban como resultado las palabras de Escobar; a lo sumo llegaba a lo de siempre: Euronymous, Bull Metal, el suicidio de Dead, la foto de Dead, Dead en la carátula de un álbum en Medellín, etc. (no voy a volver sobre esto ahora). Como les decía, la conexión llevaba al mismo vacío, a los mismos datos sin mayor comprobación de la influencia de Medellín en Noruega.

Lo primero que hay que hacer es bajarle a las pretensiones. Más allá de la influencia, es saber por ahora si Parabellum o Reencarnación fueron conocidos en los años 80 en el país escandinavo. Hasta ahora puedo responder con certeza: sí. Y no fue por Mayhem en general o por Euronymous en particular. Ahora resulta tan obvio que da un poco de rabia y de pena: quien conoció a uno de los grupos, específicamente Reencarnación, fue Per Yngve Ohlin. Sí, fue Dead. La única evidencia es vista, por lo menos por mí, en un producto audiovisual de título infantil: “Los Bambinos del Satan - On the road with Mayhem”. El pasaje que me interesa toma escasos segundos para decir: “Pelle talló esto” … “Sodom, Evil y Reencarnación”. ¿Es Reencarnación el grupo de Medellín? Miren la imagen donde Pelle, de acuerdo con la narración de su amigo y compañero de banda Jørn Stubberud (AKA Necrobutcher), no solo escribe el nombre del grupo siguiendo sus características tipográficas sino que lo acompaña del 888.


El momento en que se nos clarifica este asunto con más de 30 años de historia toma solo 10 segundos del trabajo periodístico. Es que no era el tema central del video, pero para mí fue de lo más revelador. Ahora lo que importa es esto: hay un logo en la pared en la casa donde Mayhem acostumbraba ensayar. ¿Pero cómo estar seguros si es de ese tiempo, si realmente lo escribió Dead? No es una pregunta insensata, pues básicamente hay que considerar que ha pasado mucho tiempo y por allí seguro han cruzado camino muchas personas con dos manos y con mucho deseo de atención. Es por eso que más adelante cobra valor conocer un poco más a Necrobutcher, el bajista de Mayhem que fue amigo de Dead y que aún se conmueve al hablar de su amigo por la sorpresa que le generó saber de su suicidio, el malestar que le provocó saber de la fotografía de Euronymous minutos después y, especialmente, al ver que esa imagen pasó a usarse en discos y camisetas, en parte gracias a Bull Metal en la ciudad de Medellín. Es decir, Necrobutcher y Dead eran cercanos, de allí que la escritura del logo de Reencarnación para él no sea una sorpresa; Necrobutcher parece tener claro quién escribió en esa pared y lo que esos grupos significaban para él.

Vale la pena recobrar las palabras que expresara Kjetil Manheim (quien se desempeñara como baterista del grupo noruego cuando apenas comenzaba) en el documental “Once Upon a Time in Norway” (2007): uno de los errores que cometió Aarseth (Euronymous), además de la falta de tacto para con el cuerpo de su amigo al capturar el momento, fue enviar la imagen a Colombia. ¿Un error? Esto amerita más líneas que ahora no puedo ni quiero desarrollar. Resuelta la primera parte: Reencarnación fue conocida por lo menos por dos integrantes de Mayhem; lo de Parabellum sigue sin confirmar. Lo de error y la falta de tacto lo miraremos luego, aunque dudo que alguien deje un comentario preguntando: ¿qué sigue…?

Por ahora me quedo con las palabras de Juan Gabriel Vásquez (Los informantes, 2007): "la realidad es frágil enemigo para el poder de la pluma [...] cualquiera puede fundar una utopía con sólo armarse de buena retórica”.

No hay comentarios.: