sábado, abril 07, 2012

Desaster: hermanos del metal

¡Qué manera de tocar! Eso es lo que uno va a buscar en un concierto: si bien ya se sabe cómo suena en el CD o el LP, esperamos que la manera en que se haga nos deje una sensación, esa que precisamente nos dejó el concierto de Desaster el 6 de abril en Medellín.

El arte podrá ser muy interesante desde sus esculturas, desde sus pinturas, desde la pieza terminada; en el metal lo que más vale es la forma en que se hace, y eso solo se puede apreciar viendo a la banda en vivo. Por eso, y por lo que dijo un amigo, “a Medellín no vino una banda de metal, vinieron unos metaleros”, el concierto de Desaster en el centro de la ciudad supera lo que se ha visto en cuanto a presentaciones en vivo acá.

Sin una infraestructura decente, aunque se superó un poco lo que sucedió con Dark Funeral en ese mismo local en Prado, este “viernes santo” fue de lo mejor. Así las cosas, que vuelvan a crucificar al señor, que sigan con esas procesiones debajo de la lluvia y el trancón, que siga existiendo lo uno y lo otro, porque los asistentes al concierto quedamos igual de reivindicados con la vida; y con el metal, con el ser metaleros, por supuesto.

Desaster no quería parar de tocar, a pesar del calor que se generaba en ese espacio. Paró a despedirse por lo menos 4 veces, pero Sataniac (vocalista) quería continuar. Vimos cómo Tormentor (baterista) le preguntaba ¿quieres tocar más? (o creo haber visto y entendido), a lo que Sataniac asentía con la cabeza. Siguieron. Hasta cover de Kreator nos dieron: 'Tormentor'.

Mucho tocaron en Medellín los integrantes de Desaster. Y si nos atenemos a las risas entre ellos y al constante contacto con el público y al alargue del concierto y a su capacidad de congeniar sin las barreras del endiosamiento, también les gustó lo que vieron (vivieron) en Medelllín. En esta ciudad no se poguea (no mosh), le dijo otro amigo a Sataniac; “better, better”, respondió él, después de aguantarse la noche anterior el extremo calor de Cali y el pogueo de sus canciones.

‘Metalized Blood’, ‘In a Winter Battle’, ‘Metropoli’, ‘A Touch Of Medieval Darkness’, y otro resto de temas sonaron, aunque no precisamente en este orden. El orden lo perdí cuando tema tras tema sonaba tan bien, tan preciso, tan apegado al disco y tan vívido. ‘Nekropolis Karthago’ también, ahora que recuerdo. Y ‘Teutonic Steel’, cómo olvidarlo. Este concierto no se olvida fácil. Seguro estoy.

No hay comentarios.: