domingo, noviembre 28, 2010

Metal

“Esto es pura mierda. Es sólo ruido”, dijo un ingeniero de sonido que acompañaba a Colin Richardson, quien también se desempeñaba como ingeniero del estudio Slaughterhouse, cuando a finales de los años ochenta se prestaban a grabar a los ingleses de Napalm Death. Los epítetos, que como verán no son tan ajenos en el tema que nos reúne, llaman la atención porque en ese estudio estaban acostumbrados a recibir agrupaciones de hardcore punk. Ese sonido, el de mierda, era una mezcla de death metal con algo de punk acelerado gracias al blast beat de la batería que se unía a la guitarra, una experimentación con el sonido que la prensa británica intentó nombrar con un término que no tuvo mayor trascendencia: “britcore”.



No hay comentarios.: