domingo, julio 05, 2009

No suena el bacarat

Anda cabizbajo el metal de Medellín. Hace rato no se escucha del trabajo que están adelantando las bandas y eso es ya un indicador que siempre caracteriza lo que acá (y es un fenómeno nacional) se está haciendo.

Suena el bacarat cuando estalla el amplificador en una plaza o en un salón, pero más allá la atención es poca. Mucho se dijo sobre Rock al Parque y bien tuvimos a Morbid Angel y a Haggard y salieron unas fotos dignas de poster, pero más allá no hay nada. Un espejismo que se crea con medios y al que la gran mayoría “llenaplazas” acude. Y se ve el Parque Simón Bolívar repleto, se ve el Cincuentenario colmado gracias a Altavoz, aunque la fiebre se acaba con el último rasgueo. Y todos a dormir hasta el otro año.

Falta un trabajo constante que demuestre que el movimiento cultural del metal, del rock, de lo que bien quiera usted, está lejos de ser solo comercio, de ser solo conciertos. Para ello se necesita gente preparada y con la capacidad de mirar para los lados sin esas anteojeras y miopía peculiar.

Hay que dejar de mirarse el ombligo y aplaudir cuando se haga una nota o un comentario, cuando publiquen una foto o una entrevista, de lo contrario eso van a seguir dando: 1 x 1.

No hay comentarios.: