domingo, septiembre 14, 2008

INQUISITION DE GIRA POR COLOMBIA, PERO NO EN MEDELLÍN

Sonará agresivo pero fue la misma respuesta que me dieron cuando consulté las posibilidades de traer a Inquisition a Medellín, aprovechando pues la gira ya programada de la banda en el país: "Allá no hay escena".

No soy un ser pudiente, por ello se me ocurrió buscar la posibilidad con entidades culturales, almacenes de rock o metal y hasta consultar al vecino para ver si era posible tener en la ciudad una banda importante en la escena del black metal mundial. Y hasta ahora sigo con la idea, sin más respuestas, pero con la idea.

Pienso en la posibilidad para no tener que viajar a otra ciudad; pienso también en que ya estuvo Inquisition hace alrededor de dos años en Medellín y en que sería una buena razón para mostrar, más allá del etéreo título de la "escena", que en la ciudad hay un público que se interesa, que es capaz de pagar y que asiste masivamente no solo a los eventos gratuitos.

Se me ocurre también en lo que representa el esfuerzo desde la independencia, para así no tener que esperar el loable, aunque paquidérmico esfuerzo, de la administración municipal por deleitarnos con bandas grandes y buenas, pero ya en estado vegetativo. El caso de Sepultura en palpable, pues si bien interpretaron canciones legendarias, ese Sepultura no es el que escuché en Arise, Chaos A.D. y menos en Beneath the remains.

Me pregunto si realmente será imposible lograr que en Medellín se presenten de nuevo grandes bandas nacionales y foráneas. También me cuestiono si será necesario continuar con ese parto que es viajar ocho horas de ida y ocho horas de vuelta para ver cómo a Bogotá arriban todas las bandas que hace años he querido ver en vivo y que ahora pareciera que desbordan toda posibilidad para verlos en concierto porque llegan de gira en gira y una tras otra.

El caso de Inquisition me perturba aún más cuando veo el itinerario nacional: Cúcuta, Bogotá, Pereira y Cali, pero no está programada su visita a Medellín. Sin embargo queda una posibilidad, un jueves, un jueves en la noche. Solo queda esperar.